Agua caliente sanitaria

Termos Eléctricos

Se trata del método estándar para conseguir agua caliente sanitaria mediante acumulación, a diferencia de los calentadores (que permiten conseguir agua caliente de forma instantánea), el termo eléctrico, acumula una determinada cantidad de agua que, calienta y conserva la temperatura gracias a una resistencia eléctrica en su interior. La capacidad de estos equipos suele oscilar entre los 15 y los 200 litros, dependiendo del perfil de demanda y consumo de la vivienda. Podríamos decir que, para que una persona se duche necesitamos unos 35-40 litros de agua caliente, por lo que la capacidad escogida dependerá del número de habitantes de la vivienda. Su principal “inconveniente” a priori, es su propio principio de funcionamiento; el consumo eléctrico que necesita para mantener el agua caliente, no obstante, hoy en día existe infinidad de modelos en el mercado con un alto nivel de eficiencia y un consumo eléctrico reducido. 

Calentadores a Gas

Si necesitas agua caliente de forma instantánea en forma de pequeñas demandas, la clásica opción de un calentador a gas puede ser la mejor elección. Estos equipos requieren de suministros de gas (natural o propano/butano) para caldear el agua que recorre su interior, existen diversos modelos y tipologías (consúltalo aquí*).

A la hora de elegir un calentador, es necesario tener en cuenta los siguientes aspectos: qué tipo de gas disponemos, nivel de consumo de agua caliente, tipo de encendido, y lugar de instalación.

Los calentadores denominados termostáticos, son la opción ideal como apoyo a un sistema termosifón, válido para ACS e incluso Calefacción. Conjugando un equipo termosifón con un calentador termostático, podemos obtener agua caliente durante todo el año, con un coste, y gasto energético infinitamente inferior al consumado con otros métodos.

*(Consúltalo aquí, Tipología de Calentadores)

Aspecto 1, Clase de Combustión:

  1. Estancos: La admisión de aire así como la evacuación de gases se produce en el interior de una cámara cerrada, por ello, la seguridad en la combustión es la mejor de entre todos los tipos.

  2. Modulantes: Pueden llegar a ofrecer hasta un 20% de ahorro energético, al controlar la potencia de la llama a través del caudal de gas, y así adecuar el aporte de calor a las necesidades de agua caliente.

  3. Atmosférico: Concepto en desuso, la admisión de aire así como la evacuación de gases se produce en el exterior del calentador, dentro de la estancia donde se instale, por ello, su colocación en interior no se permite hoy en día, ya que un calentador, dentro de una estancia de la vivienda “competiría” con nosotros por conseguir el oxígeno, pudiendo causar desagradables episodios.

Aspecto 2, Tipo de Encendido:

  1. Piezoeléctrico o tren de chispas: Normalmente se le denomina encendido manual, tras pulsar un botón o piloto, se produce una chispa que facilita la llama, y esta calienta el agua. Interesante para viviendas de ocupación ocasional ya que no entra en funcionamiento si no lo encendemos nosotros.

  2. Electrónico o automático (sin piloto, o a pilas): El quemador se activa de forma autónoma al detectar una demanda de agua caliente, se apaga al finalizar. Normalmente su funcionamiento es a pilas, aunque hay modelos que disponen de conexión eléctrica, útil solo para generar esa chispa, por lo que el consumo eléctrico sería irrisorio. Ideales para viviendas habituales, ya que no tenemos que preocuparnos de su encendido.

  3. Hidrogeneración: Hay modelos que cuentan con una dinamo que, gracias al paso del agua al abrir un grifo, logra generar una chispa y el consiguiente encendido del aparato. Su mantenimiento es mínimo, y su eficiencia es de las más altas del mercado.

Aspecto 3, Sistema de evacuación:

  1. Tiro forzado: disponen de un ventilador en su interior que facilita la evacuación de gases hacia el exterior. Sistema seguro que permite colocar el calentador en espacios reducidos o con escasa ventilación; requieren conexión eléctrica para el funcionamiento del ventilador.

  2. Tiro natural: Recomendado para exterior, o en lugares con buena ventilación. La salida de humos debe dimensionarse bien, teniendo en cuenta que al menos el primer tramo de 20-30 centímetros debe ser vertical en su totalidad.

Si tienes dudas a la hora de elegir calentador según tus necesidades, échale un vistazo a la siguiente tabla:

Capacidad Capaz de abastecer Comentarios
5 l/min 1 fregadero o lavabo
6 l/min Un fregadero o lavabo + ducha. Salto térmico debe ser inferior a 25ºC Servicio para una ducha.
10, 11 o 12 l/min Un fregadero o lavabo + ducha, salto térmico superior a 25ºC Servicio para una ducha
14 o 15 l/min Fregadero o lavabo + ducha, dos duchas al mismo tiempo (salto térmico inferior a 25ºC) Uso simultáneo de dos puntos a la vez
17,18 o 20 l/min Fregadero o lavabo + ducha, dos duchas al mismo tiempo (salto térmico superior a 25ºC) Recomendado para viviendas con 2 baños, pequeños hidromasajes, comercios, etc. Uso simultáneo de dos puntos de agua caliente a la vez, salto térmico superior a25ºC




Aerotermia ACS

La aerotermia es una tecnología que permite obtener energía del aire para dar cobertura a la demanda de calefacción, refrigeración y/o agua caliente sanitaria en los edificios. Es una bomba de calor que aprovecha una fuente de energía renovable (hasta un 75% de energía limpia en el consumo total), aprovechando el calor de su entorno.

Funcionamiento: el aire absorbido por el ventilador transfiere el calor que contiene al refrigerante del evaporador. Este, aumenta su temperatura, pasa por el compresor y cede el calor en el acumulador. De esta forma se produce el agua caliente sanitaria, el consumo del equipo se reparte en un 75% de consumo de energía limpia (calor extraído del aire) y un 25% de origen eléctrico.

Ventajas:

  1. No usa combustibles fósiles, que requieran de almacenamiento o suministro mediante instalación específica.

  2. Instalación y puesta en marcha sencilla y seguro, en comparación con otros métodos.

  3. Un mismo equipo puede cubrir la demanda de calefacción, refrigeración y agua caliente.

  4. La ubicación del equipo no requiere la instalación de chimeneas, no genera gases ya que no se produce combustión.